Buscar
  • rincaodaalma

MI MAMÁ FUE MI HÉROE


Siempre digo que mi héroe era mamá, porque fue quién me preparó para la vida y quién no me protegía del mundo, sino me enseñaba a enfrentarlo sin miedo. Cuando era chica y no estaba en el colegio me quedada con ella en su trabajo esperando que terminara su horario laboral para irnos a casa. Mamá trabajaba de niñera y limpiando la casa de una familia en Santo Augusto, interior del Rio Grande do Sul. Como no tenía con quién quedarme la familia permitía que yo me quedara con ella y así me hice amiga-hermana de la chica que mamá cuidaba que me llevaba un año. Cuando ya tenía unos 10 años, mamá me enseñó a hacer trámites en el banco porque el banco cerraba a las 15h y ella salía de trabajar a las 16h, entonces necesitaba mi ayuda. Como el banco quedaba delante de su trabajo, yo iba sola. En esa época no existía tecnología ni computadora, estoy hablando de 24 años atrás (las señoras como yo seguramente se acordarán), era todo manual, hasta para saber el saldo de la cuenta teníamos que ir al banco sacar el extracto. En seguida su jefa que además tenía un restaurante y movía mucha plata todos los días, se dió cuenta que yo ya sabía hacer trámites en el banco y me empezó a pedir que fuera hacer cosas sencillas en ese banco de la esquina, así no tenía que ir ella. Cuando volvía, me pagaba propina. Yo feliz de la vida empecé a tener mi propia plata con 10 años y desde entonces ya me compraba helado y galletitas rellenas con mi dinero, ya que mamá no podía comprarme cosas todos los días, porque si bien no nos faltaba nada, con su sueldo vivíamos de manera modesta. Con el tiempo fui ganando la confianza de su jefa y me empezó a mandar a otros bancos un poco más lejos y cada vez la propina aumentaba más. Cómo era una ciudad del interior y yo era "viva" no había peligro de andar sola, además escondía el sobre con la plata dentro de la ropa. Mamá se mostraba orgullosa, porque su miedo era si le pasara algo, que yo estuviese lista para defenderme de los peligros de la vida y creo que por eso no me protegía en exceso. Una vez llegué a escuchar su conversación con mi madrina mientras tomaban mates y le dijo que se sentía tranquila que si algún día ella ya no estuviese presente, yo iba a poder salir adelante porque era lista y me gustaba manejarme sola desde pequeña. No entendí muy bien la conversación pero hoy pienso que eran presentimientos...


Unos años más tarde, ya tenía 17 y vivíamos en la capital, seguía haciendo los trámites en los bancos (ahora para toda la familia) cuando no estaba en mi trabajo de secretaria en el centro y siempre iba a un banco cerca de la oficina, dónde hice amistad con el señor cajero y cuando no había mucha fila nos quedábamos charlando. Cuando mamá falleció, le conté y le dije que estaba preocupada porque con mi sueldo de secretaria no alcanzaba y ahora iba a tener que manejarme sola. Me sugirió que podía intentar una pasantía ahí (en BANRISUL, justo el primer banco dónde mamá me enseñó hacer los trámites sola). Dijo que las pasantías ahí pagaban bien y me dijo con voz baja: te paso el nombre de la persona de recursos humanos que contrata la gente pero no digas que fui yo que te pasé su nombre, y te paso la dirección de donde queda la oficina y vas directamente allá e intentas hablar con él. Entonces con el dato en mano, el día siguiente falté al trabajo y fui. No sabía como hablaría con él pero cuando estamos en una situación de supervivencia, se activan dentro nuestro muchos mecanismos de defensa que no conocemos hasta que los necesitamos. Logré pasar por el portero, le inventé una historia y me dejó subir al piso de recursos humanos. Después vino la secretaria del sector de RH, la miré y pensé: qué le digo? Le dije que quería hablar con fulano de tal y me dijo "no trabaja más acá". Mi decepción se sintió en el chakra cardíaco. Entonces agregó "no sería Saulo, que quedó en su lugar?" y le contesté "sí, tenés razón, me dijeron que era fulano de tal o Saulo, me había olvidado". Y me comentó que podía esperarlo, justo había salido para almorzar y ya habían otras personas sentadas esperándolo también. Me senté... dos horas después llegó Saulo, se hizo notar porque era un hombre muy alegre y simpático, todos le saludaban y pensé: es él! Y la secretaria dijo: estos chicos te están esperando. Fui la última a ser atendida y cuando me llamó a su sala le conté la verdad. Él me miró serio, hizo silencio y me pidió mi documento. Cuando miró mi fecha de nacimiento me dijo: creo que tendré que contratarte, porque cumplís años el mismo día de una ex novia que tuve hace muchos años y era genial, las leoninas son muy buenas personas. Ahora ya no estoy con ella, me casé con otra persona y tenemos un hijo, míralo que hermoso que es: y me mostró su foto y empezamos a charlar sobre un par de cosas. Me preguntó cuales eran mis habilidades, para saber a que sector del banco me iba a enviar, entonces le conté que mamá me había pagado varios cursos de informática, entre ellos programación en access. Y me dijo que eso era genial, porque me iba a enviar al mejor sector de la empresa, donde estaba un amigo suyo que me iba a recibir bien y los programadores del sector iban a poder contar con mi ayuda. Parecía un sueño pero luego pensé que nada era casualidad, porque estaba a punto de ser contratada con 18 años recién cumplidos en el mismo banco que mamá me ensenó hacer trámites y me iban a contratar justamente porque los cursos que me pagó ella antes de morir me habían preparado para ese momento. Ustedes creen en casualidad? Yo no! Yo creo que intuición de madre no falla.


Y así trabajé durante dos años como pasante en ese banco, en uno de los mejores sectores y conocí personas amorosas con las cuales me llevaba bien y algunas mantengo contacto hasta el día de hoy. Eso me permitió mantener mis costos iniciales con la universidad, que aunque tenía una beca de estudios nos pedían muchos libros, fotocopias, nos hacían ir a seminarios, entre otras muchas cosas que sin plata no hubiese podido participar.


Hay una frase de Bert Hellinger, el creador de las Constelaciones Familiares, que dice: TODOS LOS QUE HAN REALIZADO ALGO GRANDE HAN TENIDO UNA INFANCIA DIFICIL.


Mientras preparaba el taller de la Abundancia (que será lanzado en 2021) me encontré con la historia de muchas personas exitosas y que hicieron LA diferencia en el mundo y crearon proyectos geniales que llegó a mucha gente, y esas personas tuvieron algo en común: UNA INFANCIA HUMILDE Y/O CON DIFICULTADES! Yo no estoy diciendo que soy una persona grandiosa que hizo la diferencia en el mundo, no me mal interpreten ni lo tomen mal. Pero si me considero una persona de éxito por mi historia, tenía todo para ser un fracaso con las trampas y dificultades que me encontré en el camino, pero me esforcé para salir adelante y darle la vuelta a los problemas y personas complicadas con las cuales me fui encontrando y que muchas veces eran una verdadera piedra en mis zapatos! PERO FUERON ESAS PIEDRAS ME ENSEÑARON A SALTAR!


Por eso estoy cada vez más convencida que cuando NO nos dan todo listo, se nos activan dentro nuestro mecanismos de supervivencia que no se activan cuando tenemos una vida fácil y super protegida. Cuando era adolescente me preocupada bastante como iba a lograr posicionarme profesionalmente en el mercado, al final no había ido a escuelas privadas y no tenía plata para pagar una universidad, pero la vida me mostró que no siempre 1+1=2 y que los obstáculos que vamos encontrando en el camino, si lo tomamos de manera positiva, nos pueden fortalecer.


Por eso en constelaciones familiares también se dice que en un escenario de problemas, las personas tienen más herramientas para desarrollarse, porque eso les va a exigir más y nuestros dones y talentos se hacen más visibles cuando tenemos que usarlos.


Entonces, antes de quejarte que mamá y papá no pudieron darte todo lo que tus expectativas infantiles esperaban, empezá a mirar desde otro punto de perspectiva y entender que quizás necesitabas unos padres con pocos recursos porque tu alma en esta vida quería que te desarrollaras y evolucionara con tus propias manos. Cuando era chica también pensaba que me faltaban muchas cosas y comodidades, pero cuando empecé a prosperar todavía muy joven y con mis propias manos, entendí que crecí en un escenario ideal que me permitió aprender con los obstáculos, limitaciones y problemas que la vida me impuso.


Siempre que termino de armar un nuevo taller, hablo en pensamiento con mamá: Mamá, fuiste la mamá perfecta para mí, me presentaste el escenario que mi alma necesitaba para crecer! Fuiste maravillosa y espero que estés cosechando en el paraíso tus logros con tu hija en la tierra.


Y bueno, si te cuesta entenderlo o aplicarlo a tu propia historia, te espero en los Talleres de Sanación Sistémica Familiar & Chakras, donde les presento herramientas para aprender a tomar con sabiduría la fuerza que viene de tu historia, de tu niñez, de tus limitaciones, de los padres, de los ancestros e incluso de los mandatos.


Si te resuena, visita el CATÁLOGO. Te espero :)







84 vistas
 

Formulario de suscripción

©2017-2020 por Rincão da Alma ®